Breve historia de los uniformes escolares

Porque en Rozen sabemos cuáles son tus necesidades, ponemos a tu disposición una variedad de prendas confeccionadas con la más alta calidad y diseños innovadores. En esta ocasión te daremos una breve historia de los uniformes escolares. ¡Continúa leyéndonos!

Un uniforme escolar es aquel traje para los estudiantes. Su objetivo va más allá de las razones estéticas: el asegurar una similitud entre estudiantes, representar la escuela y preservar el buen gusto. Además, proveen cierto sentido de orden y seguridad. En México, su uso es prácticamente obligatorio hasta la educación media superior, e inclusive algunas universidades aún lo requieren.

Inicios

Los uniformes escolares no se originaron realmente en ningún lugar per se. La historia presuntamente indica que en diferentes partes de Europa, los uniformes en algún momento surgieron de alguna organización. Por ejemplo, existe la teoría de que el Arzobispo de Canterbury haya ordenado, en algún momento, el uso de una sotana monástica que representaría la organización y asimilaría a los monjes.

1500

En los años 1500, pinturas en Londres ya mostraban niños y jóvenes retratados con su uniforme. Estaban compuestos por pantalones y sacos, principalmente, escondiendo debajo de los sacos alguna camisa de cuello alto. Los zapatos eran sobrios.

1700

Durante estos años, los uniformes escolares eran muy imprácticos. Se usaban no sólo para el colegio sino también para asistir a la iglesia. Los sombreros para chicos y chicas eran obligatorios.

1900

Para el siglo XIX, los uniformes para chicos se conformaban de pantaloncillos rectos, chalecos, sacos, camisas con cuellos y sombreros. Los sombreros de copa se usaron durante algún tiempo y evolucionaron a boinas con pompones. Para las chicas, eran vestidos largos, a veces con capas, a veces con delantales, y sombrero y guantes obligatorios.

1920

Cabe mencionar que durante esta década siguiente, en Inglaterra, los hijos de los aristócratas se salían de control. Las escuelas públicas inglesas se habían convertido anárquicas, por lo que los aristócratas temían por la educación y bienestar de sus hijos. En algún momento, inclusive, muchos jóvenes dejaron las escuelas y cambiaron su método de educación al estudio en el hogar.

La manera en que las escuelas definieron y reconquistaron el control de sus propios sistemas fue mediante varios cambios que incluían también la imposición de los uniformes escolares. Irónicamente, la anarquía, informalidad y caos dieron lugar a varios deportes famosos como el rugby, soccer, fútbol, cricket y beisbol. Todos estos equipos necesitaban de un uniforme que los representara.

1950

Durante este año y los siguientes, los uniformes escolares se modificaron poco a poco. Los chalecos y sacos de los chicos, por ejemplo, ya no eran tan sueltos sino más pegados al cuerpo. Muchos incluso dejaron de imponer las chaquetas, utilizando sólo el chaleco sobre la camisa de manga larga. Para las chicas, el uso de delantales ya no fue necesario.

1970

Los uniformes incluían una pajarita o corbata, conforme fuera el caso del lugar. Las chicas dejaron de usar guantes y sombreros. Los sombreros en realidad los usaban más fuera de las instituciones educativas, como accesorio refinado y de fiesta.

1980- actual

Los uniformes eran, por obvias razones, una manera de mantener controlados a los estudiantes, lo cual para los años 80 se cambió en diferentes partes del mundo y a partir de ahí, continúa evolucionando hacia un aspecto más relajado y menos controlador.

En los años 80, muchos jóvenes intentaron abolir esta práctica. Bastantes escuelas lo prohibieron, aunque después se hayan arrepentido. La teoría de beneficio que conllevan los uniformes escolares siempre estará en discusión. Las propuestas en contra dictan que es una manera de homogeneizar a la población, mantenerla en la parte gris, cuando en realidad, las personas son únicas y deben tratarse como tales. Lo que se acepta hasta ahora, es que los uniformes son una prenda básica en nuestro país porque, como se ha descrito al principio del artículo, brindan confianza y orden en una sociedad caótica como lo es la mexicana.

En otras partes del mundo, por supuesto, es aceptado el uso más relajado de los uniformes escolares. Veamos cuáles son los cambios que se le han hecho a estas prendas:

La rigidez con la que se utilizaban los uniformes ha variado hasta el punto de diseñarlos ahora pensando en la comodidad de los estudiantes.

Se toman en cuenta los factores de clima, ambiente y cultura que rodea la escuela y por lo tanto, a los estudiantes. Es decir que, a pesar de que los chalecos y sacos son muy elegantes emparejados con una falda recta o pantalón, de acuerdo al caso, si la zona donde la escuela está ubicada, no es fría, los sacos definitivamente no son una opción.

La libertad no se confunde con libertinaje. Es decir que, a pesar de que los uniformes escolares ya no son tan serios, las instituciones aún tienen códigos de vestimenta dentro de sus domicilios. Sanciones son aplicadas a los estudiantes que no cumplen con los códigos. Éstos incluyen, entre otras características, el largo que una falda debe tener, el planchado perfecto que los pantalones deben lucir, los colores exactos, los materiales acordes, accesorios prohibidos o semi-restringidos, y demás.

Esperamos que nuestro breve recorrido por la historia te haya sido útil. No dudes en contactarnos si te surgen dudas sobre nuestros productos. Tenemos toda la intención de hacer nuestro mejor esfuerzo por cubrir tus necesidades. Nuestros uniformes escolares están hechos con el mejor material, bajo el mejor diseño y a través de la confección ideal y detallada de cada prenda. ¡Acércate a Rozen y no te arrepentirás!

Publicaciones recientes

Deja un comentario