La importancia de los uniformes industriales

A la hora de desempeñar una tarea laboral es muy importante mantenerse con una imagen pulcra y profesional, sin embargo hay trabajos en los que también se necesitan adoptar medidas de seguridad específicas para evitar cualquier accidente que pueda afectar la salud de los empleados.

En las empresas que se dedican a trabajar con productos químicos, con electricidad, materiales de construcción o cualquier sustancia que pueda poner en peligro la salud del personal, es obligatorio el uso de uniformes industriales, los cuales deben de cubrir ciertas características marcadas por la ley.

Sin embargo, el uso de uniformes no se limita a una función protectora, sino que dota de un sentido de pertenencia al trabajador, ya que al vestirse de la misma forma que sus compañeros, se siente parte importante de un equipo de trabajo, lo cual resulta indispensable para su productividad.

Asimismo, cuando una empresa da uniformidad a la manera de vestir de sus empleados, proyecta profesionalismo y seriedad, indispensable a la hora de negociar con otras compañías o atraer a nuevos clientes. De esta manera los líderes del negocio ya no tienen que estar preocupados porque sus empleados vistan de manera correcta todos los días, además de que les ahorra el tiempo y el dinero que gastarían adquiriendo distintas prendas de vestir para ir a trabajar por su parte.

Algunas de las industrias que deben de dotar de uniformes a sus empleados para su seguridad y protección son la automotriz, la eléctrica, la textil, la farmacéutica, la química, y la de construcción. Asimismo, trabajos que requieren del uso de vestimenta especial son los de los bomberos, policías, médicos, soldados, enfermeras, salvavidas, buzos, astronautas y muchos más.

Las principales piezas de ropa que conforman los uniformes industriales en general son:

Overoles. El overol es una prenda de vestir que cubre las piernas, el torso y los brazos de las personas y por lo general es de colores obscuros como el azul, negro o gris. Es muy útil para trabajos pesados como el armado de autopartes en la industria automotriz. Asimismo, puede estar fabricado con material dieléctrico (es decir, que tiene un bajo grado de conductividad eléctrica, es aislante) para proteger a los empleados de algún aumento en el voltaje de la maquinaria pesada. De hecho, los uniformes dieléctricos son obligatorios para todos los operadores del sistema de suministro eléctrico.

Pantalones. Ya sea en una fábrica o en una oficina, los pantalones son una pieza muy cómoda para la realización de todas las actividades laborales. En el caso de una oficina, telas un poco más delgadas o el pantalón tipo caqui, le da al trabajador un aspecto pulcro y serio.

Por otro lado, si se trata de una fábrica, no sólo le dará mucha libertad de movimiento, sino que protegerá sus piernas de cualquier derrame de alguna sustancia peligrosa, o la caída de alguna pieza de la maquinaria.

Batas. Esta es una prenda imprescindible para los doctores, ya que no sólo los distingue como tal, sino que protege su ropa de ensuciarse con cualquier líquido al dar una consulta y repele las bacterias. Por su parte, los investigadores que laboran en los laboratorios también las usan para evitar que alguna sustancia peligrosa los toque. También hay batas fabricadas con material dieléctrico, mismas que son prácticas porque se pueden quitar y poner sin ninguna dificultad.

Camisas. Al igual que los pantalones, las camisas tienen la función de darle al trabajador un aspecto pulcro y arreglado. Se utilizan principalmente dentro de las oficinas, aunque hay muchas tiendas departamentales que han introducido los uniformes industriales para darles homogeneidad a sus vendedores, de tal manera que el cliente los identifique fácilmente.

Chalecos. No hay una prenda de vestir más versátil que el chaleco, ya que dependiendo el modelo, es la función que va a cubrir. Por ejemplo, hay fotógrafos que llevan chalecos con compartimentos lo suficientemente grandes para llevar todo su equipo; de la misma forma los soldados los utilizan para guardar municiones, aunado a que hay chalecos antibalas, que protegen a los policías o guardias de seguridad de un ataque con armas de fuego.

Los obreros también llevan chalecos de colores fosforescentes para que los compañeros que estén manejando maquinaria pesada los puedan identificar a lo lejos, por su parte, todos los trabajadores de las pistas de los aeropuertos deben de llevar uno (también fosforescente) para que los pilotos sepan en dónde están.

Aunado a estas piezas de ropa que conforman los uniformes industriales, también hay otros aditamentos que protegen la seguridad de los empleados:

Cascos. Utilizados principalmente en industrias que manejan maquinaria pesada, los cascos protegen la cabeza de los trabajadores de cualquier eventualidad, ya que por muchas medidas de seguridad que la empresa adopte, nadie está exento de algún accidente. Así que más vale prevenir que lamentar.

Guantes. Hay una gran variedad de guantes para trabajar, los hay desde los muy delgados y desechables (utilizados en la industria farmacéutica y la médica), hasta los más gruesos y resistentes, especiales para aislar el calor o la electricidad, como los que portan los bomberos.

Faja. Se pone en la parte baja de la espalda y funciona para proteger la columna cuando nuestro puesto de trabajo requiere de estar cargando objetos pesados constantemente. Los transportistas los usan mucho, así como los obreros.

Si eres un trabajador o el dueño de una empresa y necesitas proporcionar protección a tus empleados, en Rozen podrás encontrar una variedad de uniformes y todo tipo de prendas de vestir, ya que somos fabricantes con una amplia experiencia en el mercado de los uniformes industriales.

Publicaciones recientes

Deja un comentario