¿Por qué usar uniformes empresariales?

Existen muchos códigos de vestimenta para las diversas actividades que realizamos día con día, a la mayoría de nosotros nos gusta mantenernos cómodos y modernos con ropa informal, sin embargo, hay situaciones que nos exigen cambiar la manera en la que solemos vestirnos por lo general, una de las más importantes es el ámbito laboral.

Si bien nuestro clóset está lleno de prendas de vestir para salir a pasear, a cenar, ir al cine, hacer las compras, los quehaceres de la casa o cualquier tarea cotidiana, debemos de tomar en cuenta que en el mundo laboral las reglas cambian, pues ya no se trata de sólo mostrar nuestra identidad a través de la vestimenta, sino de causar una buena impresión en tus jefes o asociados y tus clientes.

Parecerá mentira que en pleno siglo XX la forma en la que nos vemos físicamente tiene importancia alguna, no obstante es sustancial recordar que nuestra forma de vestir dice mucho de nosotros, ya que depende mucho de nuestra personalidad y gustos el utilizar determinados colores y diferentes piezas de ropa, no es lo mismo vestir una falda a ponerse un pantalón deslavado de mezclilla.

En muchos centros de trabajo toman mucho en cuenta la imagen que proyectamos de nosotros mismos, ya que al pertenecer a una empresa, nuestra vestimenta y comportamiento serán tomados como símbolo de la calidad de los bienes o servicios que ésta ofrece, así es, el empaque importa mucho.

Es por eso que se ha extendido el implemento de uniformes empresariales en las oficinas, de esta manera los jefes ya no tienen que preocuparse por que sus empleados pongan en alto el nombre de la marca al vestirse diariamente, así se asegurará una mejor reputación y por lo tanto un mayor beneficio económico para todos; mientras se tenga un concepto más positivo del lugar en el que trabajamos, las ganancias serán mayores y nosotros como empleados tendremos mejores condiciones laborales.

Ahora bien, el utilizar uniformes empresariales para ir a trabajar no significa que nos veamos tremendamente aburridos y anticuados, ni que dejemos de lado nuestra femineidad en el caso de las mujeres o nos veamos menos varoniles, en el caso de los hombres. Actualmente se confeccionan modelos más modernos, cómodos y formales, ideales para acudir diariamente a la oficina, vestidos con un muy buen estilo y presentables.

Recordemos que si nuestra meta es decirle al mundo que somos pulcros, que ponemos atención a los detalles, que somos confiables, profesionales, serios y ofrecemos calidad, entonces no podemos tomarnos a la ligera la forma en la que los empleados de la empresa se tienen que vestir, ya que si los uniformes son de colores demasiado llamativos o feos, solamente reflejaremos mal gusto y falta de profesionalismo.

Estas son algunas de las prendas que se pueden incluir al diseñar el concepto del uniforme empresarial que se va a implementar, recordemos que esta es una decisión muy importante que se debe de tomar detenidamente, pues de eso dependerá la imagen que proyectemos de nuestra empresa.

Para las mujeres:

Zapatos. Por lo general es bien visto llevar zapatos de tacón a la oficina, sin embargo hay que tener mucho cuidado en la elección de un buen par, si los tacones son muy altos pueden lastimar a las empleadas y además son demasiado atrevidos en el ámbito laboral, por otro lado después de unas horas pueden resultar incómodos. Lo recomendable aquí es pedir el uso de zapatos obscuros y cerrados con un tacón de dos a cuatro centímetros.

Por otro lado, se está poniendo muy de moda el uso de zapato bajo tipo flat, si esta es la elección, hay que cuidar nuevamente que no tengan adornos extravagantes. Esta es una opción si el puesto por desempeñar requiere de estar de pie durante mucho tiempo y caminar de un lado a otro.

Falda o pantalón. Las faldas son una buena elección para los uniformes empresariales porque se ven muy formales, sin embargo se tiene que cuidar que el equilibrio en el largo, ya que no deben de estar debajo de la rodilla ni deben de ser demasiado largas.

Asimismo, lo ideal es que sean de un color liso, ya que los estampados de colores y los holanes le quitan la seriedad. Ahora bien, es importante que su uso se combine con medias discretas, eso le da mayor formalidad.

Mientras tanto, el pantalón debe de ser de una tela fina (imposible que sea de mezclilla), el modelo elegido no debe de ser demasiado pegado y su corte no debe de estar por debajo de la cadera.
Blusas o camisas. Este es un punto importante, ya que aunque se acepte todo una variedad de colores y modelos, es necesario cuidar algunas cuestiones, por ejemplo, no deben de tener el escote muy pronunciado, ni tirantes, y mucho menos ser de telas que se transparenten o con estampados, lo mejor es que sean de manga corta o larga y de colores discretos.

Para los hombres:

Zapatos. Deben de ser estrictamente formales y tienen que estar acompañados de medias que combinen con el pantalón.

Traje. En el caso de los hombres, el utilizar pantalón, camisa, corbata y saco suele ser imprescindible, aunque a veces basta con un pantalón de vestir y una camisa que combine bien y que no sea de colores muy llamativos.

Ya que sabes qué aspectos cuidar a la hora de diseñar uniformes empresariales para tu negocio, te invitamos a ver nuestro catálogo en línea y pedir una cotización, pues en Rozen somos una empresa 100% mexicana y tenemos amplia experiencia en el diseño y fabricación de uniformes para la escuela y el trabajo.

Publicaciones recientes

Deja un comentario