¿A qué se debe el uso de uniformes escolares y cuáles son sus ventajas?

Mucho se ha debatido y cuestionado sobre el empleo de los uniformes en el colegio, algunos se muestran a favor mientras que otros lo hacen en contra, sin embargo, nadie duda que se han convertido en prendas con las que todos los mexicanos estamos familiarizados, debido a su uso extendido en básicamente la mayoría de las instituciones educativas del país. Las razones por las que se hace uso de este conjunto de ropas en las escuelas, sobre todo en las primarias y secundarias, son diversas, mas en este artículo nos enfocaremos sólo en las que consideramos de mayor relevancia.

Se dice que los uniformes se diseñaron para eludir las dificultades de las clases sociales entre los alumnos. Si se viste un alumno con ropas descuidadas la diferencia entre sus compañeros de aula sería notoria, lo que daría cabida a actitudes como la discriminación. Además, los niños y jóvenes con pocos ingresos disponen de una escasa variedad de ropas, las cuales se dañarían aún más si fuesen portadas en los colegios.

Por otra parte, los uniformes otorgan una identidad con la que los educandos de una determinada escuela pueden diferenciarse de los alumnos de otras instituciones educativas. Casi todos los colegios de educación básica cuentan con un uniforme que les distingue de modo que puedan homogeneizarse las singularidades de los estudiantes asimismo, les permite el desarrollo del sentido de pertenencia a una agrupación.

Con el fin de que el uniforme dure por mucho tiempo, es importante enseñarles a los niños el respeto hacia su uniforme, pues tal actitud refleja la personalidad de ellos y propiciará el desarrollo de hábitos de disciplina. El uniforme, debido a su uso diario, tiene que ser limpiado con constancia y guardado una vez que los estudiantes llegan a su casa, ya que tales acciones darán un periodo largo de utilidad a las prendas. Como señalamos al principio, son diversas las ventajas que proporciona el uso de conjuntos uniformados, las cuales, enlistaremos a continuación:

1. Los uniformes promueven acciones disciplinarias en los colegios. Son muchos los padres de familia y educadores que consideran a estas prendas como fomentadores de la disciplina en los alumnos. El simple hecho de que los estudiantes porten uniformes escolares implica un compromiso y acatamiento de las normas establecidas en los colegio. No es de extrañar por ello que en organizaciones donde se hace énfasis en la disciplina, la milicia por ejemplo, implementen el empleo de conjuntos homogéneos de ropa.

2. En aquellas escuelas donde se hace uso de los uniforme existen menores tasas de discriminación entre los menores. Pese a que muchos niños y jóvenes les gusta portar prendas de marca y acordes a las modas, es un hecho que no todos los padres de familia pueden costearlas. Para los hijos de dichos padres esto supone un punto de distinción ante sus compañeros de clase, lo cual puede derivar en discriminaciones, acosos y estrés. Si los menores asisten uniformados al colegio, se disminuyen considerablemente las singularidades que pueden dar cabida a tales acciones negativas, pues se resalta la igualdad y la homogeneidad. Los uniformes evitan las comparaciones, y quitan el peso de encima a los padres que no pueden costear ropas variadas a sus hijos.

3. Mediante los uniformes escolares las autoridades de los colegios pueden distinguir con mayor facilidad a quienes estudian en sus aulas y a quienes pertenecen a otras escuelas. Esto es de suma ayuda pues evita que intrusos de otros colegios accedan a donde no les corresponde, los cuales, pueden representar una amenaza o desestabilizar las operaciones normales de las escuelas.

4. Los uniformes evitan que los administradores y los maestros de alguna institución educativa tengan que portarse igual que gendarmes con los alumnos, señalándoles que ropas son adecuadas para estudiar y cuáles no lo son. En algunos colegios donde no es obligatorio el uso de uniformes, los niños y jóvenes llegan a vestir con ropa poco apropiada para un centro educativo, en donde debe imperar el orden, el respeto y la concentración. Tal situación se traduce en que las autoridades pertinentes tienen que enfrentar y discutir con los menores sobre cuáles son las prendas adecuadas y cuáles no.

5. Los uniformes escolares evitan que los educandos se distraigan con detalles que nada tienen que ver con la educación misma, por ejemplo, la moda. Ésta última es sin duda una distracción para muchos jóvenes y niños, tanto dentro de las aulas como fuera de ellas. Pongamos un ejemplo. En los salones de clase, muchos no ponen atención debido a que prefieren atender aspectos triviales como las ropas, los peinados entre otros elementos de tendencia, asimismo, fuera de clase, en lugar de estudiar pierden demasiado tiempo en contemplarse y ver qué prendas son las más llamativas. Los uniformes son una manera de evitar tales distracciones que para nada fomentan la disciplina y el desarrollo de los educandos, por lo que no es de extrañar que quienes dan demasiada importancia a tales tendencias, presenten malos desempeños en su educación.

6. Los uniformes permiten que los niños se identifiquen entre sí y generen un sentido de pertenencia.

Con lo dicho se entenderá a qué se debe el empleo de los uniformes en las escuelas así como las ventajas que proporcionan en éstas. Esperamos que esta publicación les haya agradado, por ahora debemos concluir aguardando nos visiten para conocer más sobre el mundo de la ropa. Recuerden que si requieren los mejores uniformes escolares, los encontrarán con nosotros: Rozen. ¡Gracias por su atención!

Publicaciones recientes

Deja un comentario