Ventajas del uso de chamarras y otras prendas como uniforme laboral

A la mayoría de personas, cuando se nos habla de uniformes, inmediatamente pensamos en la escuela, en algunas profesiones muy específicas como la medicina o trabajos muy particulares como el ser policía o militar. Sin embargo, cuando se nos habla de uniformes en otro tipo de labores y empresas comunes, en oficinas sobre todo, puede parecer muy desagradable, innecesario y hasta risible.

No obstante, la verdad es que utilizar un uniforme en un ámbito laboral, ofrece una gran cantidad de ventajas tanto a las empresas como a los empleados, algunas que ni siquiera podríamos imaginar. Adicional a esto, es necesario hacer hincapié en el hecho de que un uniforme no es necesariamente una serie de prendas idénticas, de colores claramente notorios o extremadamente formales.

Un uniforme laboral puede estar compuesto por playeras, pantalones, camisas, chamarras, chalecos, batas, overoles y hasta sombreros, pero no necesariamente se trata de prendas que inmediatamente identifiquen al sujeto como miembro de un grupo o empresa, ni siquiera se trata de ropa que solo pueda ser utilizada en el trabajo.

La gran mayoría de personas creemos que un uniforme es para uso exclusivo del lugar al que pertenece o con el que identifica al portador, sin embargo, no todos los uniformes son así, pues en la actualidad muchas organizaciones dotan a sus miembros y trabajadores con uniformes que realmente son ropa que se puede utilizar de manera cotidiana gracias a su diseño discreto que identifica a la persona con la empresa, pero sin ser demasiado evidente en otros ambientes.

Un claro ejemplo de esto son las chamarras, una de las prendas más utilizadas, sobre todo en temporada de frío, pero de gran versatilidad en su uso, pues puede ser utilizada en ambientes laborales, escolares o sociales, y en cualquier evento de cualquier naturaleza resulta ser una prenda sumamente atractiva y adecuada.

Pero más allá de la utilidad misma que muchas de las prendas pueden ofrecer, un uniforme laboral o empresarial resulta sumamente útil y ofrece ventajas entre las que destacan el fortalecimiento de la imagen de la empresa, que los miembros y empleados tengan una fuerte conciencia de la marca que representan y permite crear un sentido de identidad y orgullo. Pero una de las ventajas más significativas de esto, sobre todo para los empleados, es que la preocupación por buscar la vestimenta más adecuada se elimina, lo que implica que la persona se preocupa mucho más por su trabajo y menos por la moda.

Es importante que consideremos que el ejercicio de vestirnos, aunque parezca increíble, puede generar altas dosis de estrés en nosotros. La explicación para esto es muy sencilla: el acto de tomar decisiones produce fatiga mental en las personas. Elegir la ropa a utilizar durante una jornada laboral es una decisión que puede tomar tiempo y esto produce, por lo tanto, estrés, fatiga y cansancio, lo que puede repercutir en el desempeño de nuestras diversas labores cotidianas, incluidas las laborales.

Chamarras, chalecos, pantalones, blusas, camisas, playeras, zapatos, todas estas prendas pueden ser parte de un uniforme empresarial que puede ayudar a disminuir la preocupación de los empleados por su vestimenta y así ayudar a que se concentren mucho más en su trabajo, pues al dotar a los empleados de un uniforme se elimina una de sus preocupaciones: la vestimenta.

Pero esta no es la única ventaja que un vestuario laboral nos puede ofrecer. Según algunos estudios realizados, un uniforme ayuda a los trabajadores de una empresa a ser mucho más eficientes. La primera razón para esto deriva de lo anterior, del hecho de tener una preocupación menos al no tener que elegir la ropa que se utilizará en el trabajo.

Muchas personas pueden tomar una buena cantidad de tiempo para decidir su vestimenta, por lo tanto el uso de un uniforme resulta muy práctico, pues de esta forma, la persona tiene más tiempo para otras cuestiones incluso más importantes como la alimentación y el descanso, aspectos fundamentales para evitar la fatiga excesiva.

Está comprobado que la elección de ropa puede provocar, eventualmente, fatiga en la persona, la cual es causa de un alto índice de disminución en la productividad de los empleados, pues su concentración, memoria y capacidad de reacción se ven disminuidas.

Utilizar pantalones, sacos, camisas, chamarras, chalecos, playeras y demás prendas como parte de un uniforme laboral ha probado ser altamente eficiente. Tan práctico y efectivo es el uso de una vestimenta específica pero cómoda en el trabajo que varias personas muy conocidas en el mundo han adoptado este hábito.

El presidente de los Estados Unidos de América, Barack Obama, por ejemplo, es una de las personas que utiliza una vestimenta definida en su trabajo. Incluso él mismo ha declarado que únicamente viste trajes en color gris y azul porque así no le toma tiempo decidir qué prendas utilizar, de manera que puede aprovechar su tiempo y capacidades para tomar decisiones más importantes.

Expertos en psicología organizacional aseguran que las facilidades que se otorgan a un empleado pueden incrementar de manera considerable su efectividad y productividad en el trabajo. Por lo tanto, simplificar algunos aspectos de la vida de las personas, como su vestuario de cada día, realmente facilita la vida de cualquiera de nosotros, haciendo que nuestra atención y energía se enfoquen en lo verdaderamente importante.

Además, como queda claro en el ejemplo del presidente Obama, un uniforme, vestimenta o prenda empresarial o laboral, no necesariamente hace evidente la pertenencia a una organización, lo cual ofrece mucha mayor confianza y libertad a los empleados, razón por la que su productividad puede incrementar incluso más.

Entonces, para finalizar, se puede decir que un empleado uniformado genera un impacto positivo en la imagen de la empresa y su compromiso con la organización se fortalece. Pero es muy importante tomar en cuenta que la comodidad para la persona es fundamental, de manera que la elección de la ropa de trabajo personalizada debe ser muy cuidadosa y efectiva, para que se haga sentir al empleado parte de la empresa, pero al mismo tiempo se le otorgue libertad y comodidad.

Para lograr esto, las mejores chamarras, chalecos, pantalones, camisas y uniformes empresariales de cualquier tipo se pueden encontrar en Rozen, empresa que ofrece uniformes para todo tipo de ambiente que reflejan la imagen empresarial de una organización de manera fiel, pero que al mismo tiempo resultan en prendas y vestimentas cómodas y agradables para el trabajador. Por esto, la mejor opción para adquirir uniformes empresariales en México es Rozen.

Publicaciones recientes

Deja un comentario