Historia de una prenda

“Historia de una prenda”

Publicado: Jun 14 2016

En esta ocasión, aprenderemos las etapas por las cuales atraviesan los uniformes antes de llegar a nuestras manos, todas de vital importancia ¡Presten atención!

30

 

1. Recepción del material y preparado de la tela

En primera instancia, se recibe el material en crudo. Los hilos llegan en cajas, las cuales se apilan y se almacenan en una bodega. Son grandes madejas de hilo –algunos todavía sin teñir–, los cuales se conducen a las máquinas para comenzar a tejerlas, y, posteriormente, transformarlas en telas.

Los hilos que necesitan color, son enviados a teñirse a otro lugar, “Acabados Estrella”, localizado en Iztapalapa. Ellos se encargan de que los hilos se tiñan de manera correcta, y, una vez que han cumplido su cometido, los envían de regreso a nuestra fábrica.

Ya en el área de máquinas, las madejas de hilo comienzan el proceso de tejido. Hay que destacar que gran parte del hilo que se manufactura es pre-teñido, y tiene que someterse a un proceso de lavado y planchado previo para cumplir todos los estándares de calidad.

Existe una máquina muy grande, “la araña”, que se encarga de confeccionar los rollos de tela a partir de los hilos que se insertan en la misma. Una serie de múltiples filamentos son enredados y distendidos una y otra vez, con minúsculo detalle, en esta maravilla de la ingeniería moderna.

Una vez tejidas, las telas se separan y se almacenan, en grandes rollos, en otro espacio. Las telas que todavía conservan el color crudo, también se envían a teñir, y regresan en múltiples colores, listas para pasar al área de corte.

 

2. Trazado y corte de las prendas31

Cuando las telas llegan al área de corte, son revisadas minuciosamente por los trabajadores del taller, los cuales buscan cualquier tipo de defecto o anomalía, resultado del proceso de teñido. Después de esta breve pero importante revisión, se comienza propiamente con la labor de corte.

Al principio, se separan las piezas por paquetes, se folian y se etiquetan por tallas. Después, con ayuda de los patrones y moldes, se realizan sobre la tela extendida los trazos que servirán para guiarse y cortar todo un lote de piezas.

La precisión en el corte es fundamental en el armado de las prendas. Las telas se miden de manera meticulosa, cuidando la simetría de la manufactura en todas las piezas, y a la vez, tratando que se desperdicie la menor cantidad posible de material.

La ropa se “tiende” y se alinea, para, una vez lista, ocupar la máquina de corte y comenzar a separar, parte por parte, los elementos que constituirán todas las piezas que integran una prenda: los cuellos, las mangas, y muchas otras que unen e integran el diseño de la misma.

 

3. Confección y preparación de las prendas32

Una vez cortada la tela, es momento de ensamblar las partes y darles la forma con la que estamos familiarizados, la de prendas de ropa perfectamente definidas: camisas, playeras, chamarras, pantalones, y muchas otras. Esto se realiza en el taller de confección.

Una vez allí, se elabora, de manera minuciosa, todos los detalles que integran una prenda: se cose el dobladillo, la aletilla y se “cierra” (se integra el anverso y reverso de la prenda). Después se le pega el cuello, y se pasa a la máquina de ojales y botones, la cual cumple con su función de manera sorprendentemente rápida y eficaz.

Luego, se pasa al área de deshebrado y se “limpia” de hilos sobrantes. Luego, en el área de control de calidad, es revisada de manera minuciosa por una integrante del personal, con el fin de detectar cualquier detalle o error en la prenda.

Después, en el área de planchado, se alisa y se deja impecable, lista para usarse. Posteriormente se dobla con cuidado, y, organizada por tallas, por colores y por tipos de prenda, se conduce al almacén, en donde continúa el proceso.

 

4. Almacenamiento y distribución33

Una vez en el almacén, las prendas se separan y se clasifican por colores, modelos, tallas, e incluso por tipos de materiales: dry fit, algodón, viscosa, etc. Esta clasificación y organización es muy importante, pues le permite a la gente de ventas saber cuál es el tipo de productos con el que se dispone.

La ropa se divide, sobre todo, en dos tipos o estatus: a) la ropa en existencia (que se almacena de manera indefinida), y b) los pedidos especiales, los cuales se encuentran destinados a entregarse a un remitente en particular en un plazo determinado, por medio de una solicitud, en coordinación con el área de ventas y pedidos.

Posteriormente, se etiqueta (en caso de que sea necesario), se dobla, y se empaca en cajas, mismas que serán transportadas a los CEDIS o centros de distribución. Cuando el pedido comprende el área metropolitana, el traslado se realiza por el personal de Rozen; cuando hay que mandarla al interior de la república, se recurre al servicio de compañías de mensajería.

La distribución se realiza de manera eficiente, y es muy variada en cuestiones de demanda: pueden llegar pedidos masivos de tiendas departamentales, o, en los demás casos, se atiende a clientes más pequeños, como escuelas, fábricas, talleres, oficinas… ¡y hasta equipos de fútbol!

 

5. Área de ventas y pedidos, contabilidad y recursos humanos34

Otras áreas de Rozen que son de capital importancia para la historia de una prenda, son las de ventas y pedidos, contabilidad y recursos humanos, mismas que permiten que todo funcione a la perfección, encargadas de que todos los integrantes del equipo Rozen reciban los beneficios que proporciona nuestra empresa.

En el área de recursos humanos, por ejemplo, se considera que la relación de los clientes con los agentes de venta es fundamental, mismos que requieren de un cierto tacto y sensibilidad con las personas. Los clientes son lo más importante para nosotros, y es nuestro deber proporcionarles el mejor trato posible.

Áreas como las de facturación, trato con los proveedores y cobranza, así como las de contaduría y nómina, aunque no intervengan directamente en la confección y creación de una prenda, como hemos dicho, son factores decisivos para que, en Rozen, ofrezcamos productos de la más alta calidad. Nuestra empresa funciona como un gran reloj, en el que todos los engranes son de suma importancia para su pleno funcionamiento. No es posible prescindir de uno de ellos.

Esperamos que la información haya sido de tu agrado, y, sobre todo, que hayamos logrado transmitir la complejidad y el esfuerzo conjunto que se encuentra detrás de nuestros uniformes ¡Hasta pronto!

Publicaciones recientes

Deja un comentario